Alcaldes y concejales del 79 comparten sus vivencias en una charla-coloquio organizada por el Círculo Comercial y la SEPER Adela Frigolet en Nerva

por Juan Antonio Hipólito Domínguez / 09 de Abril de 2019 / Publicado en Cuenca Minera, Nerva, Política

Nerva celebró ayer, 3 de abril, el 40 Aniversario de los Ayuntamientos democráticos con una charla-coloquio organizada por el Círculo Comercial, más conocido como Mercantil, y la Sección de Educación Permanente, SEPER, “Adela Frigolet”, en la que participaron alcaldes y concejales de izquierda surgidos de las elecciones municipales de 1979. El evento lo protagonizaron los exalcaldes de Nerva y El Campillo, Ricardo Gallego (PCE) y Fernando Pineda (PSOE), y los exconcejales Francisco Gomera por los comunistas de Minas de Riotinto y Francisco Sánchez de los socialistas de Zalamea la Real. 


Según informa Juan A. Hipólito, antes de contestar a las preguntas realizadas por los periodistas invitados al acto, tanto José Luis Lozano, en representación de la Sociedad Círculo Comercial, como Juan Carlos Domínguez, Jefe de Estudios del centro de educación para personas mayores, se encargaron de poner en contexto al público que completó el aforo del salón en el que se desarrolló el acto y poner en valor la trascendencia que para la sociedad tuvieron aquellos primeros comicios municipales.

Después, por espacio de dos horas, los protagonistas que formaron parte de aquella historia fueron compartiendo con los asistentes las vivencias experimentadas antes, durante y después de aquella cita electoral: la transmisión del mensaje ideológico, cara a cara con el elector, muy alejado del artificio que hoy puede observarse a través de las redes sociales; la paupérrima participación de votantes obtenida (la menos participativa de las diez elecciones municipales celebradas a nivel nacional con apenas el 62,5%, y la tercera con menor participación en Nerva, con el 60,4%), que los políticos locales achacaron al “miedo” todavía imperante entre los más mayores de la población, similar a la incertidumbre que sufrieron con el intento de Golpe de Estado del 23F dos años después; las necesidades más perentorias que tuvieron que afrontar, sobre todo relacionadas con las infraestructuras, etc.

Los partidos de izquierda, PCE y PSOE, fueron las formaciones políticas más votadas en el conjunto de la Cuenca Minera de Riotinto. Los comunistas consiguieron alzarse con las alcaldía de Minas de Riotinto y Nerva, con la ayuda del resto de formaciones políticas de izquierda. Mientras que los socialistas hicieron lo mismo en Campofrío, El Campillo y Zalamea la Real, pero con mayorías absolutas. La UCD, a diferencia de lo que ocurrió en la gran mayoría de pueblos onubenses, solo triunfó en la pequeña localidad de Berrocal

Todos coincidieron en que el espíritu de la transición que vivieron durante aquel primer mandato de ha ido diluyendo con el paso del tiempo, elección tras elección: el diálogo con el adversario, sobre todo entre militantes de izquierda, como premisa para superar la puesta en común de los problemas más acuciantes; el compromiso ideológico; la responsabilidad, más allá del cargo electo que ocupaban, etc. Antes, ninguno de estos ediles locales vivía de la política tal y como en la inmensa mayoría de los casos se conoce hoy. Cuando no estaban en sus trabajos, se dedicaban en cuerpo y alma a intentar resolver las cuestiones que le planteaban sus vecinos, sin horarios, ni prebendas. Sus familias fueron quienes más sufrieron aquella situación a la que terminaron por acostumbrarse con el paso del tiempo.

De la mujer con responsabilidades políticas, ni rastro. Los protagonistas de aquella época se lamentaban de que no hubieran sido capaces de convencer a sus compañeras de ideología. Esta fue la tónica generalizada de aquellos comicios. En 1979, solo 2 de cada 100 concejales electos fueron mujeres. En la actualidad, una cuarta parte de alcaldes andaluces son mujeres. 40 años después de aquellos primeras elecciones municipales, el 75 % de los regidores locales en nuestra comunidad autónoma siguen siendo hombres.

Una financiación justa y suficiente para los Consistorios municipales, gran asignatura pendiente desde aquella primera convocatoria electoral, entre otros asuntos de interés, fue uno de los temas que se quedaron por pulsar, pero el tiempo no dio para más.

El acto lo cerró el alcalde de Nerva, José Antonio Ayala apelando a la política altruista que se hacía por aquel entonces, reflexionando sobre el cariz tecnócrata que ha adquirido la política de un tiempo acá, y compartiendo con todos los asistentes una revelación: “En las primeras elecciones municipales del 79 no voté porque era menor de edad, pero en las siguientes lo hice por el PCE de Ricardo Gallego porque compartía sus mismas inquietudes. Después ya no lo hice más porque me afilié al PSOE y a la UGT. Pero lo que sí tengo claro es que, si alguna vez dejo de votar al PSOE no lo haré por ningún partido de derecha”, desveló.

 

 

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que accepta su uso.

Acceso

Registro

¿Olvidaste tus datos?

ARRIBA